domingo, 24 de mayo de 2020

La Ascensión.







Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, y enseñándoles todo lo que yo les he mandado. Mt 28, 16-20

Ascensión del Señor.
La promesa del señor Jesús se hace real en sus palabras. 
Cuantas veces y más en este momento nos sentimos descorazonados ante la falta de trabajo, desconcierto por lo que sucede en el mundo, en nuestro país, en nuestras familias; son cosas que ensombrecen nuestra existencia, sin embargo los creyentes sabemos por la fe, que estamos llamados a otra vida plena junto a Dios. Sin negar lo bello que está vida tiene, la amistad, los ratos hermosos que pasamos unos con otros y disfrutarlos sabiendo que, como Jesús fue coronado con la ascensión y su reencuentro con el Padre, así también nosotros estamos llamados a ese final de nuestra existencia.





lunes, 18 de mayo de 2020

Se acerca Pentecostés.



Se acerca Pentecostés,
La llegada del Espíritu Santo nos va acercando  su luz.
Cuánto de su abrigo necesitamos, de su fuerza para no caer en la desesperación y el miedo ante el corona virus. 
Es una presencia que anima, conforta y sostiene la fe en medio de las crisis, como la actual.




Oración al Espíritu Santo.
Ven, Espíritu Santo
y envía desde el cielo
un rayo de tu luz.
Ven, Padre de los pobres,
ven a darnos tus dones,
ven a darnos tu luz.
Consolador lleno de bondad,
dulce huésped del alma,
suave alivio de los hombres.
Tú eres descanso en el trabajo,
templanza en las pasiones,
alegría en nuestro llanto.
Penetra con tu santa luz en lo más íntimo
del corazón de tus fieles.
Sin tu ayuda divina, no hay nada en el hombre,
nada que sea inocente.
Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez,
cura nuestras heridas.
Suaviza nuestra dureza.
Elimina con tu calor nuestra frialdad,
corrige nuestros desvíos.
Concede a tus fieles que en ti confían
tus siete dones sagrados.
Premia nuestra virtud, salva nuestras almas,
danos la eterna alegría.
Amén.




domingo, 10 de mayo de 2020

La cuarentena y los conflictos.






No se puede negar que en muchas familias, tantos días de encierro producen discusiones.
La computadora la usan los niños para hacer su tarea escolar y si hay varios, surge un problema. Y somos los padres los que debemos ceder o fijar horarios para que todos podamos cumplir con nuestras obligaciones, ya que la mayoría  de nosotros, los mayores, traemos a casa los trabajos de la oficina, que hoy se realizan y se entregan online.
Problemas nuevos.
Pero los conflictos por la convivencia estuvieron siempre en los grupos y en las familias.

Hoy 5º domingo de Pascua, al leer el problema que se le planteó a los apóstoles en: Hech 6, 1-7, comprobé que desde siempre hay conflictos:
“No lograban atender a las viudas pobres, darles de comer, y trabajar en los comedores comunitarios, eso los llevaba a descuidaban su principal tema de vida; predicar la Palabra de Jesús. Lo resolvieron hablando  entre los discípulos. Eligieron entre los mejores seguidores, un grupo que se encargase de las viudas y ellos seguirían con la entrega de la Palabra”.
La solución llegó después de una asamblea.
En nuestras familias,  los temas de discusión, encuentran una salida de la misma forma: reunión, planteo de los conflictos y entre todos buscar una solución.

Están cambiando  los modos de vida familiar, debemos adaptarnos a ellos y de la mejor forma, si es posible. 
Dios nos muestre el camino a todos.



domingo, 26 de abril de 2020

Pandemia.


En la India se volvió a ver el Himalaya, estaba cubierto por el Smog desde la segunda guerra mundial,
y se ha purificado el aire un 33%.



Extraño y desconocido pájao que apareció en Olvos ciudad de la provincia de Buenos Aires.Argentina




Tiempo de pandemia.
Tiempo de  estar en casa, en familia tiempo de reflexionar, sobre nuestra forma de vivir. El mundo da muestras de que algo nuevo  está aconteciendo, aparte del drama del corona virus.
Animales desconocidos  aparecen en las ciudades, los ríos cambian de color, sus aguas aparecen claras y el verde de los árboles toma luz. En algunos países logran ver el cielo limpio,  los cordones montañosos que ocultaba el smog aparecen como una nueva visión.
Hay cambios en el mundo, una pandemia  nos sacude, se ha llevado miles de almas, mientras otras siguen sufriendo en los hospitales, saturados de  enfermos. Es tiempo de cambios, de ser solidarios,  de valorar más, está nuestra casa; la tierra y amarnos más y cuidarnos.


lunes, 13 de abril de 2020

Piedad, Sagrado Corazón.



 Oh Sagrado Corazón,
piedad,
confiamos en ti.
guianos por los caminos de la vida.
Sagrado Corazón,
nos abandonamos a tu misericordia,
ella   nos ampara.
Ponemos en ti toda nuestra confianza,
ayúdanos en este tiempo duro de pandemia,
para salir de ella fortalecidos en la fe,
en la solidaridad y en el amor a los hermanos.
Que no nos domine el miedo,
ni la desesperación,
que encontremos fuerza en tu palabra,
bendice a los enfermos y a los que ya han partido,
y recíbelos en tu reino.
Amén.


martes, 7 de abril de 2020

Semana Santa.





Semana Santa.

Domingo de Ramos:
La Iglesia recuerda la entrada triunfal de Jesús  en Jerusalén. El pueblo lo aclamaba con voces de triunfo. En la misa se lee  en el Evangelio los últimos momentos de la vida terrena de Jesús.

Jueves Santo:
Se celebra la cena pascual, haciendo memorial de que Jesús nos donó  el mandamiento del amor, la Eucaristía y el sacerdocio ministerial, para servicio de la comunidad cristiana.

Viernes Santo: Adoramos a Jesús Nuestro Señor, muerto en la cruz por la redención del mundo.

Sábado Santo:

La liturgia nos invita a guardar silencio y a adorar Nuestro Señor, meditando su vida, pasión y su cruz, hasta que llegue a la  vigilia nocturna y celebremos la vigilia y su Resurrección con la fiesta de alegría de los hermanos.





Domingo de Resurrección.
¡¡Aleluya!!

¡¡Felices Pascuas!!

viernes, 3 de abril de 2020

Señor mío y Dios mío....


Dios mío y Señor mío,
no nos abandones,
somos obra de tus manos
y sé que pocas veces vivimos en el orden de tus enseñanzas,
pero en este momento difícil en que una pandemia nos desbasta,
no sabemos qué hacer,
sólo tú tienes palabra de consuelo y salvación,
Dios mío ten piedad.
Ilumina a los que trabajan para hallar una vacuna que produzca sanación,
bendice  e ilumina sus mentes,
ten piedad de los enfermos,
de las familias  que sufren
y de todos nosotros.
Amén.




La Ascensión.

Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu San...