miércoles, 8 de febrero de 2017

El lobo y la oveja.





https://bay178.mail.live.com/ol/clear.gif

Qué valentía supone buscar con pasión la verdad, sin transigir con las excusas que nos vuelven esclavos de nuestras mentiras. Sólo la verdad nos hará libres, dijo Jesús. Libres y auténticos, al reconocer con sensatez nuestras “fortalezas” y “debilidades”. No es fácil porque vivimos en un entorno de convencionalismos y máscaras.

Un lobo hartado de comer vio a una oveja tendida en el suelo. Dándose cuenta que se había desplomado simplemente de terror, se le acercó, y tranquilizándola le prometió dejarla ir si le decía tres verdades. Le dijo entonces la oveja que la primera es que preferiría no haberlo encontrado; la segunda, que como ya lo encontró, hubiera querido encontrarlo ciego; y por tercera verdad le dijo: -¡Ojalá, todos los lobos malvados, murieran de mala muerte, ya que, sin haber recibido mal alguno de nosotras, nos hacen una guerra cruel! Reconoció el lobo la realidad de aquellas verdades y dejó marchar a la oveja.

Vivir con sinceridad es decidirte a hablar con la verdad en la mano aunque a veces te cueste; a no valerte de una mentira para salir de una dificultad o librarte de una responsabilidad; a no mentir para que los demás piensen algo bueno de ti; a reconocer con honestidad cuando te has equivocado sin tratar de justificarte. He aquí un camino exigente de grandeza moral.
 P. Natalio


4 comentarios:

  1. Hay que ir con la verdad siempre por delante. Odio la mentira y no soporto a los mentirosos.........¿Será porque una mentira arruinó mi vida? Besicos

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces me encuentro con gente que miente sin razón, es tan tonto que al final ya nunca se sabe cuando hablan si es verdad o mentida.
    Que sigamos el camino recto de la verdad, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad hay que llevarla siempre en nuestro rostro. Me ha gustado mucho tu entrada. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  4. Si nos acostumbramos a ser veraces experimentamos una libertad interior muy grande.
    Muy bonito el relato del lobo y la oveja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

San Francisco de Asís.

4 de octubre, día de San Francisco de Asís. ORACIÓN SIMPLE  DE SAN FRANCISCO DE ASÍS Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz...