miércoles, 24 de mayo de 2017

Esperando Pentecostés.







Se aproxima Pentecostés, la Iglesia renueva la llegada del Espíritu Santo.

La misión de Cristo y del Espíritu Santo se realiza en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y templo del Espíritu Santo. Esta misión conjunta asocia desde ahora a los fieles de Cristo en su comunión con el Padre en el Espíritu Santo; él prepara a los hombres, los previene con su gracia para atraerlos hacia Cristo. Les manifiesta al Señor Resucitado, les recuerda su palabra y abre su mente para entender su muerte y resurrección. (Catecismo, n 737)


En el Credo decimos “creo en el Espíritu Santo”. Hay muchos cristianos que rezan el credo y repiten esta afirmación pero no saben lo que es el Espíritu Santo. Les ocurre como aquellos hombres que encontró San Pablo en uno de sus viajes; otros habían llegado antes que ellos y los habían hecho cristianos; entonces San Pablo les preguntó si estaban bautizados y le dijeron que sí; luego les preguntó si cuando fueron bautizados recibieron el Espíritu Santo, y les contentaron que ni siquiera habían escuchado hablar de que existía un Espíritu Santo.

El Espíritu Santo no es un ángel guardián ni una fuerza en el sentido impersonal de esta expresión, sino una Persona divina: la tercera persona de la Santísima Trinidad.




7 comentarios:

  1. El don precioso que el Espíritu Santo trae a nuestro corazón es la confianza profunda en el amor y en la misericordia de Dios. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si, Rosa el Gran Desconocido, de nuestras almas...
    ¡VEN ESPÍRITU SANTO, TE NECESITAMOS.!

    Un abrazo grande.!!

    ResponderEliminar
  3. Pocas veces le rezo al Espíritu Santo, siempre lo hago al Padre y al Hijo.......que gran torpeza la mía.Besicos

    ResponderEliminar
  4. ¡Ven Espíritu dador de todos los Dones! ¡Ven he infunde nos el fuego de tu AMOR!!

    Gracias Rosa. En comunión de oraciones.

    ResponderEliminar
  5. El misterio del que hay que tener fe y creer en él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Demasiado poco le trato al Espíritu Santo yo también. Tienes razón en traérnoslo a la memoria. Sus preciosos dones y todos los bienes que nos alcanza son grandísimas ayudas en nuestro caminar hacia la casa del Padre y del Hijo.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  7. Gracias por recordarnos que es el Espíritu Santo el dador de todos los bienes.Dice el Papa que si rezamos y pedimos sus dones seguro que vendrá a nuestra alma.
    Un abrazo agradecido

    ResponderEliminar

Paz.

Fragmento de la oración por la Paz de el Papa Francisco. A la Madre de Jesús, la bienaventurada siempre Virgen María, le encomen...