miércoles, 21 de junio de 2017

El cura Brochero.




El Padre cura brochero fue un sacerdote que vivió entre los años 1840- 1914 y evangelizó a lomo de mula a los habitantes de las sierras cordobesas de Argentina. Fue incansable en el rescate de las almas de una población serrana muy pobre, aislada, olvidada y entregada al estrago del alcoholismo y la violencia.
El 14 de septiembre de 2013 la Iglesia lo beatifico, y el 16 de octubre del 2016 fue designado santo.

El padre José Gabriel del Rosario Brochero, primer santo argentino, nació y vivió en la provincia de Córdoba. Algunas de sus frases:

“La hostia consagrada es un milagro de amor, es un prodigio de amor, es una maravilla de amor, es un complemento de amor, y es la prueba más acabada de su amor infinito, hacía mí, hacia ustedes, hacía el hombre.”

“El Señor me dio la salud, Él me la quita, bendita sea su santa voluntad. Debemos estar conformes con los designios de Dios.”



Oración


Señor y Dios nuestro, de quien procede todo don perfecto: Tú dispusiste que san José Gabriel del Rosario Brochero fuese pastor y guía de una porción de tu Iglesia, y lo esclareciste por su celo misionero, su predicación evangélica y una vida pobre y entregada, te suplicamos que por su intercesión alcancemos la gracia que te pedimos humildemente…. Por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.



jueves, 15 de junio de 2017

Haykus a la Virgen María.





Tres Haykus que  alaban a la Madre de Dios.

Flor perfumada
María Madre de Jesús
canto de vida.


Bendita María
Tu voz fue la primera
Que Dios escuchó.


Regalo de Dios
Mujer de Jerusalén
Rosas a tus pies.

sábado, 3 de junio de 2017

Oración al Espíritu Santo.







Ven, Espíritu Santo
y envía desde el cielo
un rayo de tu luz.
Ven, Padre de los pobres,
ven a darnos tus dones,
ven a darnos tu luz.
Consolador lleno de bondad,
dulce huésped del alma,
suave alivio de los hombres.
Tú eres descanso en el trabajo,
templanza en las pasiones,
alegría en nuestro llanto.
Penetra con tu santa luz en lo más íntimo
del corazón de tus fieles.
Sin tu ayuda divina, no hay nada en el hombre,
nada que sea inocente.
Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez,
cura nuestras heridas.
Suaviza nuestra dureza.
Elimina con tu calor nuestra frialdad,
corrige nuestros desvíos.
Concede a tus fieles que en ti confían
tus siete dones sagrados.
Premia nuestra virtud, salva nuestras almas,
danos la eterna alegría.
Amén.






El cura Brochero.

El Padre cura brochero fue un sacerdote que vivió entre los años 1840- 1914 y evangelizó a lomo de mula a los habitantes de las sierra...