lunes, 31 de julio de 2017

Oración





Alma de Cristo santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
Oh, buen Jesús, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos. Amén
Principio del formulario
Final del formulario




viernes, 14 de julio de 2017

San Benito.




San Benito

San Benito nació en Nurcia/Italia. Fundó monasterios en Subiaco y sus alrededores y luego en Monte Cassino. Enseñó a sus discípulos a cantar las alabanzas a Dios en la Liturgia de las horas, a tomar como guía el evangelio, a trabajar y tomar con sumo cuidado todo lo que hay en la creación como vasos sagrados del altar. A vivir en el amor y en el respeto mutuo y a responder a las necesidades del pueblo de Dios.




Realizó en vida muchos milagros, entre ellos hay uno que recordaremos:
Había estando viviendo como ermitaño en una cueva durante tres años. Despertó admiración su santidad a una comunidad religiosa que, muerto su Abad, se había quedado sin guía espiritual y le pidieron a San Benito que tomara su relevo.
Algunos de los monjes lo querían fuera del monasterio y planearon envenenarlo con pan y vino. Místicamente advertido de la traición, Benito hizo la señal de la cruz sobre el pan y vino y el pan fue frustrado.
La  copa se quebró en mil pedazos, y mandó a dos cuervos que siempre lo acompañaban a llevar lejos el pan para que no hiciera daño a nadie.
.

.



Seguir tus huellas.

Que no me apegue Señor a los bienes de la tierra. Que no me importe el rechazo, la incomprensión o la burla. ...