lunes, 26 de marzo de 2018

Agua viva.




Señor;
Que brille en nosotros tu luz,
Que el Espíritu Santo nos fortalezca.
Tú eres agua viva,
que apaga la sed de nuestros corazones.
Tú que estás en todas partes,
ven y habita en nosotros,
purifícanos
y que  esta Santa Pascua
nos encuentre
libres de pecado, amén.


martes, 20 de marzo de 2018

Domingo de Ramos.






Leyendo el Evangelio del juicio de Nuestro Señor,  me surgió una pregunta:

¿Quiénes eran esos señores que decidieron la muerte de Nuestro Señor?

Romanos a los que sólo le interesaba seguir en el poder y con sus dioses adueñándose de vida y costumbres judías. Llevaban 50 años dominando Palestina.

Sacerdotes y políticos a los que les interesaba mantener su puesto sin importar quién caía en la lucha.

Judios, los mismos que días antes habían aclamado a Jesús al entrar en Jerusalén,  aleccionados por el poder, lo hundían y pedían su crucifixión.

Curiosos a los que sólo le importaba el espectáculo y nada les interesaba, sólo divertirse con lo que sucedía.

Pilato no le halló culpable a Jesús, sin embargo lo condenó. Se lavó simbólicamente las manos  para expresar su inocencia ante la muerte de Jesús.
Era un perfecto funcionario, un burócrata que hacía lo que le pedían, él cumplía la ley. Lo que quedaba en el camino no era su problema.

¿Algo que ver con ciertas costumbres de los burócratas y políticos de hoy día?







lunes, 12 de marzo de 2018

Oración.







Señor, despiértame, llámame.
Sácame de mi mundo.
que no invente más historias
para justificar que no me muevo,
que no reacciono.

Que abra mi alma
a lugares que no sé dónde están,
a culturas que no conozco´
a seres humanos que me necesitan
casi tanto como yo a ellos.

Ponme en camino
hasta esas personas que me esperan.
Porque sueñan con alguien
que pueda hablarles de ti;
de un Padre bueno, compasivo de verdad,
no como los dioses de los hombres.

Señor, dímelo a mí también:
“Sal de tu tierra”.

Amén.


Anónimo.




Ven Espíritu Santo.

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu para darno...