domingo, 10 de junio de 2018

Penas.




Hilvane mis penas en un hilo de seda
y se las ofrecí al Señor mi Dios.
El las guardó en su corazón,
junto a las penas de mis hermanos,
no me dijo nada,  sólo las unió.
Hoy las encontré en una  oración
convertidas en sonrisas. 
Amén.

5 comentarios:

  1. Preciosoooooo!!!!! Hilvanaré también las mías.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Su Bondad es tan grande, que siempre nos devuelve gozo por dolor.
    Gracias Rosa. Un abrazo, linda

    ResponderEliminar
  3. Los sufrimientos de nuestros hermanos, son los nuestros.
    Todo queda unido hilvanado en Su Santisimo Corazón.
    Todo queda transformado en alegría, cuando es ofrecido.

    ¡Gracias Rosa! Un abrazo. Santo mes del Corazón de Jesús.

    ResponderEliminar
  4. Así de poderoso es Él. Todo lo transforma para bien cuando lo aceptamos. Nunca nos abandone la Fe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Junto a nuestras penas ofrecemos también las de toda la humanidad.
    ¡Corazón de Jesús en ti confío!
    Muchas gracias Rosa

    ResponderEliminar

4 de octubre- San Francisco de Asís.

El 4 de octubre es el día en la Iglesia recuerda a su Santo más humilde; San Francisco de Asís. Que mejor que recor...